Menu

Impulsado por la determinación

Este instalador especializado en tubería a presión de 55 años de edad demostró que una lesión devastadora no tiene que convertirse en el fin de una profesión. Vamos a aprender cómo mejorar tu suerte para conseguir éxito.

posted August 03, 2016

Sal Carbajal

Si te encuentras a Sal Carbajal en su carrito de golf adornado con flecos de pompón, podrías creer que es un hombre en camino al hoyo 9 de la cancha de golf en su tiempo libre.

Sin embargo, no encontrarás los palos de golf en el carrito del señor Carbajal; pero encontrarás herramientas para soldar. El instalador especializado en tubería a presión de 55 años de edad trabaja en sistemas de tubería para la industria de alta tecnología en la empresa Harder Mechanical Contractors de Portland. Hace dos años, él se lesionó gravemente cuando una maquinaria pesada aplastó su pierna izquierda. La lesión con gran facilidad hubiera significado el fin de su carrera. Sin embargo, con mucha determinación y un poquito de ayuda (para eso es el carrito de golf), el señor Carbajal ya regresó a trabajar.

¿Y los flecos? Bueno, tienes que saber quién es Sal.

“Uno de esos errores estúpidos”

El señor Carbajal, nacido en El Paso, Texas, fue contratado por Harder Mechanical en el año 2002. Sal asistió a un instituto profesional para conseguir el certificado como instalador especializado en tubería a presión (una especialidad para acoplar tubos que contienen líquidos y gases a presión alta) y completó el entrenamiento en cinco años; mientras tanto continuaba trabajando en su puesto regular y junto con su esposa, Patricia, criaban seis hijos.

Con el tiempo, el señor Carbajal se convirtió en un supervisor y jefe de grupo trabajando horas largas y ganando buen sueldo. Cuando ocurrió el accidente en junio del 2004, él estaba entrenando para participar en la carrera de 5 kilómetros el día del padre.

Joe Bray, el mánager de seguridad de Harder’s Northwest, iba en camino al sitio de trabajo cuando escuchó lo que sucedió. El operador de una grúa con brazo articulado había entendido mal una seña y se movió hacia delante, rodando sobre el señor Carbajal y aplastándole su pie, tobillo y la parte inferior de la pierna izquierda debajo de toneladas de maquinaria pesada. “Fue una de las lesiones más alarmantes que he visto,” dijo Bray.

Cuando la ambulancia llegó, el señor Carbajal estaba consciente pero bajo choque emocional. Mientras lo llevaban en la camilla, el señor Carbajal estiró su brazo y le informó al operador de la grúa que no guardaba rencor. “Solo fue uno de esos errores estúpidos,” dijo él.

“Si él no se iba a dar por vencido, ¿por qué lo haríamos nosotros?”

Los programas para regresar a trabajar de SAIF ayudan a casi ochenta (80) por ciento de los trabajadores lesionados con los reclamos incapacitantes para regresar a trabajar dentro de los primeros sesenta (60) días.

Durante varios meses después, al señor Carbajal le hicieron cirugías múltiples para reparar un gran número de daños a los huesos y al tejido. Llegó un momento en que los médicos temían que él podría perder su pie. El hecho que el señor Carbajal estaba en excelente forma física antes del accidente ayudó a su recuperación.

El empleador del señor Carbajal también estaba sometido a su recuperación. La empresa Harder Mechanical siguió dándole su sueldo completo, aun cuando estaba en el hospital. “Ellos se aseguraron que se diera cuenta que todavía era considerado como trabajador apreciado,” dijo Kathleen Straub, la representante de reclamos (comúnmente conocida como ajustadora) de SAIF que trabajó con el señor Carbajal. Él trabajó para completar los créditos de educación continua desde su cama en el hospital. Cuando estaba listo para el trabajo modificado, la empresa Harder lo puso en el almacén a organizar y estandarizar el equipo de soldar orbital de tecnología alta de la empresa. El señor Carbajal podía sugerir métodos para modernizar los procesos laborales. “Ambos salen ganando,” dice su supervisor, Daryl Allan.

Jennifer Massey es la directora corporativa de seguridad en la empresa Harder. Ella dice que Sal nunca dejó de mejorar, aun cuando los médicos lo declararon incapacitado parcialmente y permanentemente. “Si él no se iba a dar por vencido,” dijo ella, “¿por qué lo haríamos nosotros?”

“Casi lo lograré”

La comunicación abierta entre todos los involucrados es vital. "Aunque esto fue un reclamo muy complicado, no hubo litigio ni conflicto porque nos confiábamos mutuamente," dijo Straub. "Todos estábamos trabajando para conseguir el mejor resultado."

Con discapacidad permanente y no lejos de jubilación, el señor Carbajal podría haber aceptado un pago y haber dejado de trabajar. Sin embargo, él todavía brindaba habilidades valiosas y posiblemente lo más importante es que estaba determinado en seguir siendo una persona productiva.

El empleador del señor Carbajal junto con la consejera vocacional de SAIF, Nicole Colyer, crearon un puesto nuevo que le permite trabajar internamente en proyectos que requieren gran especialización pero menos exigentes físicamente. El programa del trabajador preferido (información en inglés) ayudó a pagar por el equipo que le ayuda a realizar su trabajo, incluyendo los zapatos especiales con suelas curvas que le facilitan caminar, asientos con ruedas que le permiten descansar su pierna para que pueda estar de pie por más tiempo, y un patín/patineta de motor para desplazarse dentro del almacén.

Y luego tenemos el carrito de golf adornado. Ya que es legal llevarlo por la calle, el señor Carbajal puede viajar elegantemente de arriba abajo entre el almacén y el taller de fabricación.

Es posible que el dolor de las lesiones nunca desaparecerá. Pero el señor Carbajal no permite que eso se lo impida. “Yo sé que no me recuperaré completamente,” dijo él. “Pero le garantizo que casi lo lograré.”

Mejorar tus posibilidades de éxito

Aunque no todos los trabajadores lesionados pueden regresar a lo que estaban haciendo antes de lesionarse, varios factores mejorarían sus posibilidades de regresar a trabajo digno.

1. La motivación es enorme.

“Este reclamo tenía todas las características de ir derechito a discapacidad total permanente,” dijo Kathleen Straub, representante de reclamos de SAIF. “Eso hubiera sido una consecuencia muy triste.”

¿Cuál fue la diferencia? “Sal realmente quería trabajar. Quería realmente estar con su empleador. Hubiera sido un golpe real para él sentir que ya no era útil.”

2. Las relaciones son la clave.

La comunicación abierta entre todos los involucrados es vital. “Aunque esto fue un reclamo muy complicado, no hubo litigio ni conflicto porque nos confiábamos mutuamente,” dijo Straub. “Todos estábamos trabajando para conseguir el mejor resultado.” 

3. Una mente abierta ayuda.

Es importante tener una descripción de trabajo exacta en el momento de la lesión. Pero no te detengas ahí.

“Aparta tiempo para descubrir cuál es la capacidad que el trabajador todavía tiene,” dijo Jennifer Massey, directora corporativa de seguridad en la empresa Harder Mechanical. Los servicios de consejo vocacional ayudan. “Nos dimos cuenta que Sal poseía más habilidades de las que ya conocíamos.”

Aprende más acerca de los programas para regresar a trabajar (disponible solo en inglés).