Menu

Mira, pero no toques

Lo que tú y tus trabajadores necesitan saber sobre la ergonomía de las pantallas táctiles

posted May 28, 2015

Es difícil creer que solo hace siete años que apenas salió el iPhone al mercado. Los primeros comerciales sobre el teléfono, en el 2007, tenían como apertura la misma escena: el interfaz elegante de la pantalla táctil (interactiva) y el dedo icónico situado para moverse sobre los apps, revisar el buzón electrónico, y contestar llamadas.

Desde entonces, los estadounidenses han comprado millones de teléfonos con pantallas táctiles (interactivas), reproductores de música, tabletas electrónicas, computadoras portátiles, y hasta refrigeradores.

Aunque algunos dispositivos con pantallas táctiles proporcionan muchos beneficios, incluyendo algunos beneficios de seguridad, estos pueden presentar peligros ergonómicos que podrían resultar en reclamos de compensación para trabajadores.

Aquí tienen algunas sugerencias para trabajar con pantallas que se pueden tocar.

Evite pantallas táctiles verticales

Steve Jobs durante una conferencia de prensa en el 2010 dijo famosamente que “las superficies táctiles no quieren ser verticales”. Según el Dr. Frank Tessler en un artículo sobre los peligros escondidos en las pantallas táctiles que aparece en InfoWorld, eso es porque las pantallas táctiles te fuerzan a usar los músculos grandes de tus hombros y brazos que pueden ocasionar fatiga.

Si usas normalmente una computadora portátil con pantalla táctil para trabajar, evita usarla por tiempo prolongado. Con respecto a lo demás, el consejo ergonómico no es diferente al consejo para trabajar tras cualquier computadora portátil:

  • Poner una silla ajustable tras el escritorio (o un escritorio para estar de pie, si lo prefiere).
  • Use el teclado portátil y un ratón inalámbrico.
  • Mueva la pantalla hacia arriba a nivel de los ojos.
  • Coloque la pantalla para evitar el resplandor.
  • La altura correcta del teclado y del ratón es adecuada cuando los hombros y las manos están relajadas por debajo de la altura de los codos o más abajo.

Con calma

El uso de pantallas táctiles está vinculado al aumento de malestares en los hombros, cuellos y dedos. Los estudios muestran que tocamos las pantallas táctiles ocho veces más fuerte que la presión sobre las teclas. También ponemos tensión en nuestros dedos cuando estamos a punto de tocar la pantalla, así aumentando la fatiga y lastimando nuestros músculos.

Consigue el ángulo correcto

Si lees usando su pantalla táctil, es mejor colocar el aparato lo más perpendicular posible a la altura de tu vista, según Tessler. Se prefiere un ángulo suave (aproximadamente treinta grados) para teclear y pulsar.

Descanse la vista

El uso prolongado de las pantallas táctiles puede ocasionar más fatiga visual que al usar una computadora estándar. Si tu vista se agota, deja de hacerlo y evita usar las pantallas táctiles una hora antes de ir a dormir. El uso de una pantalla iluminada puede interrumpir el hábito del sueño.

Descansa

Al igual que con cualquier aparato, descansa regularmente lejos de tu pantalla táctil. Si sufres incomodidad, o quieres evitarla, visita los recursos para estiramiento y calentamiento de SAIF.